Un edificio en Bangladesh

Bangladesh.jpg

Empecemos por dar un repaso a nuestra gramática: "Un" es un artículo indeterminado, que según la RAE es el que "se antepone al nombre para indicar que este se refiere a entidades no consabidas por los interlocutores". Por contra, los artículos determinados o definidos , son aquellos que "sirven para limitar la extensión del nombre a entidades ya consabidas por los interlocutores (el, la, los...)" Es decir, que si un presentador de informativos dice que se ha rescatado a una joven con vida después de pasar 16 días entre los escombros "de un edifico en Bangladesh", es porque los responsables de la redacción han dado por supuesto que los telespectadores no tienen idea de qué edificio se trata ni qué ha pasado allí. Que, o bien 16 días no han sido suficientes para que el derrumbe alcance la categoría de noticia popularmente conocida, o al contrario, han sido demasiados y el tema ha pasado al más absoluto de los olvidos.

¿Se imaginan que la noticia fuese "hoy hace dos años de un terremoto en Lorca"? ¿O "se recuperan las víctimas de un atentado en Boston"?. El número de víctimas de Lorca y de Boston no se acerca ni de lejos a la catástrofe de Bangladesh, pero en ambos casos se trata de situaciones que nos resultan muy cercanas, independientemente de que lo sean o no geográficamente. Pero Bangladesh está lejos, no sabemos muy bien dónde, y además lo que pasa allí son cosas de países pobres, de las que tampoco queremos saber mucho.

Hace unos días discutían dos de mis colegas reincidentes sobre si la responsabilidad de garantizar los derechos de los trabajadores recae en primera instancia sobre los estados implicados o sobre las empresas que les contratan (o las que están al final de la cadena). Me temo que mientras "un edificio en Bangladesh" no pase a ser "el edificio de Bangladesh", ni unos ni otros tendrán incentivos verdaderamente poderosos para actuar.

 

* Imagen tomada de la página web de la campaña Ropa Limpia, referencia obligada para seguir las novedades en torno a esta y otras historias relacionadas con los derechos laborales en la industria textil.

Las No-muertes

¿Feliz día de qué madre?