Manifiesto de mini-bloguera novata

No he podido resistirme más tiempo. Desde hace algunos meses, la pregunta me acosaba: pero… ¿tú no tienes un blog? Os confieso que no me sentía capaz: el trabajo, los peques, la pareja, los amigos, mi madre, la compra, el repaso al correo por las noches, la comida para mañana, un poco de actualidad, una salida de vez en cuando, media página antes de caer… ¡agg!!!! ¿Y encima tengo que sacar tiempo para mantener actualizado un blog? Además, ¿a quién le importa lo que yo escriba? Y, lo que es peor… ¿de dónde voy a sacar las ideas para escribir?

Pero esta vez no he podido resistirme. En buena compañía todo se ve de otra manera. Me siento arropada, acompañada. Cuando yo no sepa qué decir, o cómo decirlo, ellas lo harán. Cuando la pereza o el cansancio me pueda, ellas me incitarán. Y cuando las musas no vengan, ellas me inspirarán.

Así que no me queda otra que sentar las bases:

  1.  Aquí sólo opinará Marta, sin implicar a la organización en la que trabaje o pelee en luchas varias. Seguiré escribiendo en su nombre encantada en otros muchos foros.
  2.  Escribiré casi siempre de temas sociales, que son los que cada día mantienen la capacidad de hacerme brincar en el asiento, pero no sólo. Escribiré como madre, hija, amiga, profesional y todoen1, como somos todas.
  3. Este blog no será nada sin vuestra ayuda: opiniones, sugerencias, críticas y visiones complementarias. Ayudadme, por favor.
  4. Me propongo inventar el género peque-blog (ahora que lo pienso, igual ya existe, menuda pretensión la mía…). Vale, pasaré los 140 caracteres, pero nada de textos largos. A veces compartir una idea o intuición es mejor que un gran texto.

Pues ya está, no hay marcha atrás. ¡Arrancamos!

Me gustan las mujeres