Voces

02e038d9ef11d889d8dabfd753799d39.jpg

Imagina qué pasa si metes a 600 personas en un teatro. 600 personas concentradas durante toda una jornada. 600 personas ávidas de escuchar y de aprender. 600 personas en búsqueda de sabiduría.  ¿Qué pasa? Pues que se produce magia. El sábado 27 de septiembre, un grupo de voluntarios coordinados a la perfección, organizaron un evento de TEDx Madrid al que tuve la suerte de asistir. Casi una veintena de presentaciones, sobre temas de lo más variopintos y con ponentes caracterizados por muy buenas dotes de comunicación.

Un público entregado, en silencio sepulcral y con un respeto infinito al error ajeno. Al que se quedaba en blanco se le aplaudía y retomaba su exposición.

Desde una emprendedora que ha montado una granja de insectos para alimentación humana (hubo degustación); a una médico contando cómo investiga sobre la tuberculosis en Mozambique. También escuchamos un actor capaz de contar en público por primera vez, provocando las consabidas lágrimas, cómo se vive con un Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Concentrarme en los neutrones superpuestos fue duro pero lo conseguí, sobre todo cuando enfocó la física cuántica desde el yo observador. Qué hacer con la pobreza infantil en España; cómo garantizar el conocimiento sobre la tumba de Tutankamón; reivindicar un “slow journalism”  o cómo se ha evolucionado en los patrones de género en la investigación de los primates.

Y así uno detrás de otro. Conforme iba avanzando el día,  la batería de mi yo observador se iba petando. Del  matadero de Madrid al cielo. Como fuegos artificiales salían disparadas ideas, creatividad, optimismo, soluciones, y ganas de construir. ¡¡¡Qué chute de energía!!!

En un momento de mucho tertuliano y de palabras huecas, estas voces, en vez de hacernos perder el tiempo y marearnos con sus palabras, son voces que con sus hechos, sus logros y sus ideas nos iluminan.

¿Qué te puedo decir?: que ya lo tengo apuntado en la agenda para el año que viene. Mientras tanto internet está lleno de gente que en menos de 18 minutos tiene algo interesante que contarnos, así que ya sabes búscate un TED o mejor cuenta el tuyo que seguro interesa.

Re-conciliar: la revolución de las mujeres

Re-conciliar: la revolución de las mujeres

Llama al timbre