Huelga ¿para qué?

mafalda-basta-def-def-A.jpg

Necesito hacer esta huelga, necesito gritar hasta qué punto estoy harta de las medidas que se están adoptando, Cómo se están aplicando y, sobre todo a Quién están perjudicando casi en exclusiva. Necesito unirme a todos los que, como yo, no entendemos nada del por qué y el para qué de todo esto. Participé en la anterior HG para rechazar una reforma laboral que nos vendieron como la solución a muchos males y que lamentablemente ha dejado meridianamente clara toda su dureza y su crueldad con los derechos de los trabajadores.

Oyendo la petición de la Ministra Bañez en relación a los más de 4.500 despidos de Iberia, piensas que quizás a lo mejor hasta ella se ha dado cuenta de lo que alertábamos hace meses. Los derechos de los trabajadores se han dejado en manos de la “sensibilidad” de personas como Cospedal o Cebrián, así nos va.

Hoy vivimos en un mar de EREs, ERTEs, “adelgazamientos”, privatizaciones… todo diferentes formatos con un mismo final: seguir escupiendo gente al paro, un paro de irás y no volverás. Porque lamentablemente hoy por hoy es un paro de no retorno.

Manifestarse contra la gestión de esta crisis no sólo es necesario sino absolutamente imprescindible.

Es un hecho: banqueros y consejeros delegados pueden levantar el teléfono e intimidar a todo el que amenaza su estatus. Cuentan con un muro para defenderse de las medidas contra el fraude fiscal y contra los que exigen una gestión transparente, ética y responsable de sus empresas. Su blindaje contrasta con el grueso de las medidas a tomar contra una mayoría de la población dividida y sin teléfono.

Como sociedad no podemos asistir sin más al incremento diario de la lista del INEM, no podemos seguir permitiendo que cada día sean más las personas sin expectativas de futuro. No sólo tenemos que exigir tanto a la CEOE, a los empresarios como al gobierno que prioricen la creación de empleo, también tenemos que exigir el fin del actual ritmo de destrucción de puestos de trabajo que es una canallada en lo personal y una irresponsabilidad suicida en lo social.

Además se están adoptando en pocos meses todo un abanico de medidas que son a todas luces retrocesos en derechos conseguidos a lo largo de muchos años y que incrementan la brecha de la desigualdad. Se está hipotecando nuestro futuro. En la Sanidad Pública estamos asistiendo con horror a toda una serie de recortes, privatizaciones e incluso exclusiones de los inmigrantes en situación irregular; enormes retrocesos en la educación pública, investigación y cultura; servicios sociales y cooperación en vías de extinción; se nos ha subido el IVA a todos, a la vez que se regalaban amnistías fiscales; se le da ayudas públicas a bancos que desahucian a quienes no tienen nada.

No todo el mundo puede permitirse el lujo de renunciar a un día de sueldo, también es un hecho que en ciertos trabajos señalan con el dedo a los que participan en una protesta. Otros sí podemos hacerlo. No es tomarte un día libre, es dejar claro que no nos vamos a quedar parados mirando cómo pasan las cosas. No somos espectadores, somos protagonistas de nuestro futuro y queremos dejarlo bien claro: Así No.

Uno por uno somos un montón de pedruscos dispersos, todos juntos somos una pared en la que hemos escrito la palabra basta.

Y por todo esto y por mucho más, por y con mucha gente, necesito una Huelga general.

 

 

 

[fusion_builder_container hundred_percent="yes" overflow="visible"][fusion_builder_row][fusion_builder_column type="1_1" background_position="left top" background_color="" border_size="" border_color="" border_style="solid" spacing="yes" background_image="" background_repeat="no-repeat" padding="" margin_top="0px" margin_bottom="0px" class="" id="" animation_type="" animation_speed="0.3" animation_direction="left" hide_on_mobile="no" center_content="no" min_height="none"][Imagen de kzev][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

El eslabón más débil

Valientes y valientas